Menu Close

17. Coronavirus, presidencia, marihuana. ¿Temas separados? Quizá.

Esta entrada es intensa, te lo comento desde un principio. Incluso se puede tornar subjetiva en muchas partes, los temas a tratar se tocan completamente desde mi percepción. Quizá así debería iniciar cada entrada pero alargándome tanto es como termino con textos enormes que nadie quiere leer. Que ironía. Si te interesa, adelante, pásale por la alfombra, BIENVENID@ con brazos abiertos. Si no, detente, para, no hay problema, en verdad… o solo salta a la parte del coronavirus. ¡Éxito!

Desde que regresé a Mexico he sido muy precavido con mis palabras, he estado en modo neutral; recabando información y adaptándome a este nuevo entorno en el que busco triunfar de una u otra forma.
—aunque actualmente me sienta algo perdido… ¡que novedad!—

Al principio mi estancia era temporal, ahora se ha vuelto más real que nunca el hecho de ser por tiempo indefinido, pero claro, eso es algo con lo que todos estamos lidiando así que no voy a hacerme la víctima. Lo que pasa es que me gusta plasmar lo que siento: tan solo hace una o dos semanas aún era una decisión personal, unas ganas enormes de estar aquí el tiempo suficiente y vivirlo de forma plena, ahora se siente más como una imposición, como una decisión que se ha tomado por mí de la cual no puedo escapar. Tampoco es que quiera hacerlo, pero vamos, creo que entiendes el punto.

He estado absorbiendo todo lo que he podido, como un bebé redescubriendo el mundo. Nuevas formas de vivir, de actuar, de comportarme. Ideas supuestamente progresistas que no se peden implementar en México de la forma tan idílica en que las traje de Canadá. Es verdad que había estado haciendo poco menos de lo que me correspondía y que cuando empezaba a dar pasos de niño se vino toda esta situación, eso me ha hecho descubrir que no tengo tanta resiliencia ante los cambios como yo creía. Puedo decirlo en voz alta… más bien puedo escribirlo y publicarlo. Aún no logro escapar de mis letras, son mi libertad y mi prisión al mismo tiempo: puedo escribir con libertad pero me cuesta hablar con la misma intensidad.

Volviendo al punto, esta entrada se trata -una vez mas- de mí, de mi voz, una que aun no encuentro del todo pero empieza a tomar forma.

Quizá se esté volviendo un mal hábito. Quizá es solo mi forma de aprender, repitiendo no una sino cien veces la misma lección pero de diferente forma, desde diferentes perspectivas. Por ahora se lo adjudico a este desmadre psicótico que traigo en la cabeza, a las mil personalidades multiples que viven en mi cuerpo. Mentira, solo he identificado dos de forma certera: uno creativo de 26 años y uno pequeño, de unos 8. ¿Es inventado? Quizá. ¿Es generado por mi mente? Quizá. ¿Es tan solo una forma de evitar volverme loco? Quizá. ¿Es solo la forma en que mi cerebro logra darle sentido a mi vida y a mi propia existencia? ¿Separándolo en muchas versiones porque una sola no basta? Me suena. Solo el tiempo lo dirá, así que “tiempo al tiempo”. Sea como sea, es real.

Primer tema: marihuana

Fumo. Sí, es cierto. Mucho gusto. No tiene nada que ver con mi forma de pensar, pues francamente es exactamente la misma, solo que con huevos, con valentía. Me da valor, en pocas palabras. En lugar de empedarme hasta perder la conciencia y dañando mis riñones; en lugar de drogarme causándole daño a otros órganos o a mi cuerpo entero; yo solo fumo y me relajo. Tampoco es tabaco y nicotina: un químico que provoca adición. Tampoco lo hago diaro como para que el humo ingerido sea un daño significativo a mi garganta y/o pulmones. Además de que escribo perfectamente estando en todos mis sentidos, aun siendo las 2 de la madrugada.

Incluso me da energía en momentos que lo requiero. Para aprovechar mi tiempo en esta etapa de cuarentena, para no estar todo el tiempo acostado, viendo series o películas. Aún disfruto de momentos así, tampoco se malentienda, soy flojo por naturaleza, solo obtengo energía de una fuente natural y subjetivamente saludable, pues el café me irrita y las bebidas energéticas/azucaradas me aceleran demasiado.

Un plus es que me permite conectarme con mi yo interior de una forma que ni con meditación he conseguido, porque créeme que lo he intentado. Me ayuda a abrir mi panorama y observar la vida desde una perspectiva mas grande. Quitando todo el ruido que normalmente nubla mi cabeza.

La verdad es que tampoco me siento mal con ello, solo lo plasmo para que lo entiendas —o para que al menos sepas que estoy bien como persona y evites comentarios tontos al respecto de los cuales haré caso omiso a menos que vengan duramente fundamentados— tampoco soy un adicto, estoy abierto a la investigación, al diálogo. Te hago ver esto por si eres una de esas personas que se interesan por mí, si no, pasa esto por alto o relaciónalo con alguien que conozcas. Basta de tantos estigmas. Basta de creer que la marihuana es mas dañina que el alcohol y el tabaco. Basta de juzgar a la gente por sus acciones. Es hora de unirnos y escuchar a los demás, entender sus razones, ponernos en sus zapatos con una intención real o al menos la suficiente para apoyar a otros cuando, de igual forma, nos sea realmente posible. Es hora de dejar las mascaras, de vivir sin tapujos, sin pretenciones. Es hora se de ser quienes realmente somos. Eso es bueno. Eso es perfecto.

Segundo tema: transparencia

No se trata de ir y contarle al mundo mis penas y problemas, tampoco se trata de ir por la vida imponiendo mi opinión. Solo de ser transparente y el mundo lo será conmigo. Dar mi opinión cuando sea prudente hacerlo o me la pidan, respetar la de los demás siempre y tener una mente abierta al debate en las situaciones en que sea necesario, cuando es cosa de dos o más personas.

Ser congruente con lo que digo y con lo que hago; con quienes lo digo y con quienes lo hago. No suponer nada, pensar por los demás o creer saber lo que pudieran pensar, en lugar de eso, PREGUNTAR.

Todo esto sigue siendo subjetivo. Te lo recuerdo a ti que ya estas frunciendo el seño. Si te calza, ponte el zapato, si te parece cuestionable, interesante o simplemente quieres darme tu opinión déjame un comentario. Adelante, no muerdo. Solo recuerda dar contexto ante todo.

CONTEXTO. Conjunto de circunstancias que rodean una situacion y sin las cuales no se puede comprender correctamente.

EMPATÍA. Participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella. Un espectador también puede participar afectivamente.

Tercer tema: cuarentena en México.

Podría empezar señalando las razones por las que todas las personas deberían buscar la forma de hacer posible sus propias cuarentenas, pero la verdad es que es un tema bastante complicado en el que entran cosas como trabajo, familiares dependientes, economía… muchas cosas que imposibilitan a muchos para llevar a cabo una cuarentena efectiva.

En lugar de ello me centraré en lo que tengo a mi alcance, lo que mi psicótico cerebro alcanza a procesar.

Me causa mucho conflicto el pensar en quienes sí estamos haciéndolo. Quienes estamos en cuarentena realmente. —Yo con la única excepción de ir a dormir con mi abuelita por cuestionas más allá de todo para nuestra familia. Una situación igualmente sensible de tocar— Mi gran cuestionante ahora es el hecho de que quienes lo estamos haciendo vamos a estar aquí, quizá sanos si la cosa se pone muy fea, pero aguantando los putazos golpes porque esto sería una cosa más larga de lo que pudiera ser. Además de que tampoco tenemos los recursos suficientes para aguantar demasiado: si esto se alarga mas allá de nuestras posibilidades, ahí sí es cuando esto se va a venir abajo. Y hablo por muchos, considero.

Pero pocos lo entendemos realmente y nuestro presidente no tiene los huevos de pararse frente a una cámara y decírselo DIRECTAMENTE a su país. (Al menos no hasta el momento de redacción) Se están empezando a tomar medidas, sí… a medias… ¡y apenas! Pero NO ES SUFICIENTE porque el pueblo sigue sin hacer caso. Debe decírselo de frente y no andarse con tonterías. No es momento de bromear con amuletos y frases chuscas. Hay una gran diferencia entre un buen líder que se toma las cosas con calma pero con ENTEREZA, con SERIEDAD, a uno que se mofa de la situación por ¿nerviosismo? ¿por… miedo? ¿Ignorancia verdadera? Cualquiera que sea la respuesta, en realidad no importa.

No es momento para ser cobarde. México no tiene las mismas capacidades que los países de primer mundo, pero tampoco estamos tan jodidos. Hay recurso suficiente para al menos hacer algo y hay quienes se han cansado de repetirlo en los medios independientes, es solo que la cosa no se está tomando con la seriedad que merece y eso nos incluye a todos.

Lamento la situación de mi país y estoy en cuarentena. Escribiendo en un blog personal mientras armo una tienda virtual de arte digital con planes de realidad aumentada en un pueblo una pequeña ciudad que no está preparada para ello. También me estoy dando cachetadas a mí mismo con este texto, créeme. ¿Es hora de abandonarlo o es hora de realmente echarle todos los huevos a la canasta para lograr llegar a quienes se interesan por ese tema? Lo que sí sé es que es hora de ser inteligentes, astutos, es hora de buscar alternativas u estrategias para seguir generando ingresos aún con todo lo que sucede a nuestro alrededor. Es hora de tomar decisiones buenas, porque hoy recordé que hacer lo correcto no siempre se siente bien. Hay veces en que duele, incluso. Toca analizarlo y checar qué es lo correcto para cada persona.

Es hora de enfrentarse a esto.

¡Vamos a darle!

Este soy yo. No soy un loco… que haga cosas malas. Porque, bueno, sí estoy loco a final de cuentas, pero bien se dijo que quienes están lo suficientemente locos como para creer que pueden cambiar al mundo son los terminan haciéndolo. Quizá “mundo” se pueda aplicar a distintas escalas. Quizá podamos empezar con nuestros pequeños mundos y poco a poco irlo expandiendo.

Aquí un consejo:

No estamos saliendo de casa, se supone. No estamos gastando tantas energías como antes, así que podemos bajarle a la comida. Nos la pasamos diciéndolo pero no lo hacemos. Es momento de racionar. No requerimos comer igual que antes. Tampoco muy poco, claro, solo lo suficiente para estar bien nutridos ¡y ya! Basta. Hasta ahí. “Párale de contar”

Nada de volver a gastar en gustos y comodidades. O buscar la forma de hacerlo de forma comunitaria. Encontrar quienes quieran hacerlo y organizarnos, tampoco es tan difícil si hace en grupos, por ejemplo, como cuando éramos pequeños y jugábamos unos contra otros: en equipos. Solo que ahora toca buscar que todos los equipos ganen.

Ganar – ganar.

También hay probabilidades —porque eso puedo decirlo sin ser alguna clase de investigador ni nadie de inteligencia suprema, simplemente es algo deducible— de que todo esto del coronavirus sea realmente propiciado. Lo que muchos no entendemos es que eso no significa que sea mentira o una bromita que se salió de control. ESTO ES REAL. Sea hecho a propósito o no, sigue siendo real. Incluso la posibilidad de que sea generado por alguna persona o gobierno para chingarse a otros es aún mas preocupante. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Cuándo se va a acabar? ¿Habrá otras repercusiones cuando se logre salir de esta? Muchas preguntas sin respuestas inmediatas. Tan solo posibles proyecciones.

Lo que sí está claro es el hecho de que la seriedad de esta pandemia ya no es una teoría, no es una posible consecuencia a futuro. ESTO VA A PASAR. Incluso para algunas cosas YA ESTÁ PASANDO. Si las cosas siguen igual, nos va a ir de la chingada.

No debemos esperar a que sea cosa de elegir quién vive o muere en los servicios médicos.

Basta de solo rezar, orar, meditar, alabar, implorar al cielo, al universo o cualquier fuerza omnipotente en la que creas. Eso se hace en 10-15 minutos y en el resto se cumple con lo que se dice, no lo que se pide. Seamos congruentes. Las cosas que se piden deben ser solo como una bendición, de quien sea, pero bendición a final de cuentas. No pedir que se hagan las cosas por nosotros, que mágicamente sucedan, que de forma milagrosa todo se solucione sin poner nuestro grano de arena. Ya tenemos la bendición. ¡Vamos a hacerlo carajo!

Apreciemos a nuestra madre, padre, prim@, herman@, pareja… A quien sea que nos haya tocado para estar juntos en esta dura tarea de cuarentena. Hay que darnos apoyo en una conversación, haciendo algo juntos, encontrando la forma de convivir bajo los cuidados que se requieren. Aunque sea a ratos o incluso en una pasada. Porque recordemos que también toca trabajar en estas nuevas circunstancias.

Ya no en una oficina, en el taller, workshop, consultorio, escuela, tienda, empresa, servicio… toca hacerlo desde casa o extremar precauciones para quienes deben seguir acudiendo a lugares fijos de trabajo para que sea igualmente seguro para ellos y todos a su alrededor. Exigirlo de nuestros superiores. Alzar la voz. Se puede salir en auto, transportarse a otros lugares de forma ordenada o hasta privada en la medida de lo posible, bajo situaciones especiales… pero de nada sirve si no se nos garantiza un espacio de trabajo seguro o siquiera un distanciamiento laboral con sus ventajas y limitaciones.

No quiero ni tocar el tema de quienes simplemente no tienen los recursos para afrontar esta situación. Me parte el alma y al mismo tiempo me da coraje.

México. Mi querido México. ¿Que nos depara el futuro?

Con lágrimas en los ojos y volviendo la frente en alto. Me despido por hoy.

Sí se puede. Sí se puede.

Como siempre, recuerda que muchas de las mejores cosas de la vida vienen escritas, lo estuvieron previamente o lo estarán en un futuro.

Gracias por leerme en Fi… con letra.

Posted in Escritura, Vomito mental

4 Comments

  1. Socorro

    Hola Fi. Dentro de Ti, esta la gran inquietud de ser o no ser. Para Dios eres único e irrepetible y te da el regalo más hermoso: la libertad, usala con mucha responsabilidad y se Feliz. La vida es la gran oportunidad para ser mejor cada día.
    Sabes que te quiero mucho. Estas en mis oraciones.

    • Fi

      No pudo haberlo dicho mejor, gracias por leerme y tomarse tiempo para comentarme, me alegra ver que logro transmitir el mensaje entre tanta letra, usted lo dijo claro y conciso.

      Efectivamente, tía, ser o no ser. Alguna vez dejamos de cuestionarnos eso constantemente? Alguna vez se vuelve automático y fiel a lo que realmente somos sin causar tantas dudas? Sin darle tantas vueltas? Sin creer que debe existir una forma especifica de hacer cada cosa? Supongo que solo estoy en la etapa de las grandes dudas… pareciera que no terminan: cada respuesta trae consigo más preguntas.

      En verdad creo en eso que me dice: libertad, no libertinaje. Único e irrepetible. Ser feliz. Trabajo en ello, aprecio sus palabras. La quiero mucho!

  2. Mariana

    Pinche Fiiii ahora si te la fumaste todaaaaa Mira me vale un coronavirus si fumas marihuana siempre y cuando sepas cuánto!!! Ya me convenciste que no es tan mala. Eso es importante!!! que tú te fumes a ella y no ella te acabe consumiendo a ti:). Los tiempos de Dios son perfectos y crecerás y estarás con tu familia el tiempo que sea necesario, la pandemia la oportunidad? Aprovéchala, no la veas como límite. A mi también me duele el corazón por los pobres pobres que sufrirán más que nosotros las consecuencias, si, pero me queda la experiencia de no votar por cotorros huastecos🤣 gracias por cuidar de mi mamá, mil gracias por ese acto de amor tan grande.

    • Fi

      Jajaja literalmente me la fumé toda. No es cierto, solo poquito. Gracias tía, me encanta que haya cambiado de parecer, el tema se puede tratar como cualquier otro si le quitamos el estigma y los estereotipos.

      Me la sé diferente pero básicamente igual a lo que me dice: hay un tiempo para cada cosa y una cosa para cada tiempo. Créame que estoy aprovechando para armar bien mi galeria de arte digital y lograr generar algún ingreso de forma remota, es más trabajo del que parece, como todo. A propósito, si quiere dele un vistazo ya que tenga tiempo (: está aquí mismo, solo le da en ARTE VIVO al entrar a la página principal de http://www.ficonletra.com

      Honestamente ya no sé en que posición pararme sobre ese cotorro huasteco. Hay tanta información que es difícil discernir entre lo que es real y lo que no, lo prudente y lo exagerado, lo amarillista y lo realista.

      Cuidar de mi abu es un acto de amor sin fines de lucro jajaja como usted dice.
      Gracias por escribirme. Lo aprecio mucho y la quiero más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *